viernes, 18 de marzo de 2011

Salud integral: Nutrición & Psicología

La línea de este blog trata sobre como conseguir una mejor salud en general centrándose en el tema de la nutrición porque, como se pueden observar los lectores, las recomendaciones de las organizaciones de la salud competentes difieren mucho de la realidad. La nutrición actual parece un producto mediatizado por los intereses de diversas farmacéuticas, industrias alimentarias y asociados. Los postulados, hipótesis de mediados del siglo pasado han pasado a ser el dogma y paradigma de esta ciencia pero nunca se han demostrado como ciertos.

Las consecuencias parecen ser claras. Si se han intentado evitar problemas de salud, éstos se han incrementado como así los dicen las estadísticas. Hay que tener en cuenta un dato muy importante y es que no es lo mismo la morbilidad que la mortalidad por X enfermedad. La morbilidad se refiere a los casos que hay con esa enfermedad y la mortalidad solo a los que fallecen por esa causa. Así, si tenemos en cuenta esto, la incidencia de todas las enfermedades "modernas" - desde el cáncer, la diabetes, enfermedades neurodegenerativas, alergias, etc. aumenta. La tasa de morbilidad aumenta. Pero gracias a los métodos actuales médicos paliativos a pesar del aumento de casos de enfermos se pueden curar, sanar y tratar en mucha mayor proporción que hace unos años. De suerte que, a modo de conclusión según lo dicho, terminamos en la inquietante resolución de que cada hay más enfermos pero, a su vez, una mayor parte se salvan. Luego, en consecuencia, la salud en términos genéricos empeora pero se "tapa" este dato por la menor mortalidad por el eso de la ciencia en pos de la cura pero no del remedio: el dorado de la industria farmacéutica.

Muchas veces hay que tener cuidado con la argumentación y la exposición de unos mismos hechos pues podríamos poner por definición que, en este mundo, se va más argumenta por poseer la razón en sí que por la verdad como ya nos decía el filósofo alemán Schopenhauer y expone en sus escritos sobre la dialéctica erística o el arte de tener razón. También, como bien escribió John Locke, filósofo empirista del XVII, aludiendo a este tipo de situaciones que se resume en que un buen razonamiento bajo premisas equivocadas como resultado termina en conclusiones igual de falsas. De la misma forma muchas de las conclusiones de los estudios médicos actuales parten de premisas que se creen ciertas pero, eso es, se creen pero pueden o no serlo. El ejemplo más relevante sería la hipótesis de los lípidos.

Después de esta breve pero descriptiva introducción hacia los fundamentos,  filosofía e intenciones con los que he partido para iniciar a escribir este blog veo necesario no terminar con la crítica en modo destructivo, con el rechazo único y exclusivo a las prácticas médicas modernas o a la orientación de las mismas sino que quiero proponer algo "nuevo" constructivo para cambiar el rumbo de la ciencia aplicada y del uso de la información disponible en pos de la salud y el bienestar real, que no estadístico y sesgado, el cual nos muestran los estadistas y personal sanitario.

Llamaré la salud integral en concordancia con la definición de salud en sí que se adopta en la actualidad [1] - la cual creo bastante acertada -, que no sólo es la ausencia de enfermedad pues comprende mucha más amplitud en su definición; se ajusta al logro del bienestar personal y social, tanto del físico como psíquico. La fisiología humana y la psicología humana van de la mano y su germen es el mismo del cual nos hace ser como somos: el genoma humano. Así pues, del mismo modo que desde más de 40.000 años tenemos el mismo genoma y somos la especie animal que somos con un fenotipo característico al igual que el genotipo, es de suponer que los principios que mueven los instintos, pulsiones, deseos humanos son los mismos ahora que hace 10.000 años y, análogamente, nuestro metabolismo también es idéntico. Para lo cual, intentar alienar u obviar toda la evolución de miles de años tipificada en nuestros genes en cuestión de unos pocos años es cuanto menos una injuria a nuestra especie y el tiempo da la razón a la hipótesis que formulo.

Daniel Goleman
Freud [2] hablaba del "malestar en la sociedad" porque reprimía los instintos humanos básicos y creaba un clima de insatisfacción como la de estar encerrado en una jaula cual pájaro doméstico o cualquier perro en el piso de su "amo". Sin embargo, hay algo cierto en la organización social en acuerdo con el genoma: el ser humano es un ser gregario per natura y, por ende, su sitio está en la sociedad. El famoso Goleman  [3] habla en su libro "La inteligencia social" de como desde que nacemos y posteriormente con el desarrollo tenemos unas habilidades innatas para la comprensión de las emociones de los demás, parte inherente al ser social humano. De la misma suerte, las teorías que postulaban a la sociedad como entidad racional por la supervivencia pues los humanos per se no tienen "armas" como para poder sobrevivir en el mundo hostil sin compañía caen en una falsa interpretación de una realidad evidente. Venimos hechos para vivir en sociedad, poseemos un "cerebro social" que ya no solo el emocional.

Las pautas subsiguientes al afecto, la seguridad, la convivencia y el mutuo intercambio de emociones/información en las relaciones interpersonales son una base, siendo éstas "sanas" de la salud. La lacra de estrés social, la tendencia al egoísmo y a desprenderse de esta parte de nuestro ser social en las sociedades modernas caen en problemas tanto a nivel personal en términos de adaptación a la sociedad: malestar, como problemas sociales por la ruptura de los vínculos que unen la sociedad. Por último, parece comprobarse como el estrés social, el malestar, las inseguridades son traducidas a estadios fisiológicos perjudiciales que exponen a la enfermedad. La importancia del rapport como define Goleman al intercambio mutuo de señales extralingüísticas en las relaciones interpersonales es un punto clave en la salud: la comprensión (empatía), actuación en consecuencia de esa comprensión y la conciencia social (comprensión global de la sociedad). Esto no es nuevo desde luego, ya lo tenía, por ejemplo, en cuenta David Hume en el XVIII explicando cómo existe entre los humanos una especie de sentimiento común acerca del "bien" y del "mal" como una base con la que nacemos aunque pueda y de hecho se modifique con la socialización (De ahí al "contrato" social de Rousseau aunque esto ya es divagar demasiado...).

Por otro lado, parece, como venimos viendo desde que que abrí el blog como las enfermedades actuales se deben a una inadecuada alimentación y ritmo de vida respecto al diseñado para llevarse a cabo en el ADN. Emily Deans, psiquiatra evolutiva escribe numerosos artículos de como la simple alimentación correcta corrige la mayor parte de problemas de salud mental como el TDAH [4] o el mismo TDAH, autismo y otras enfermedades mentales como describe el Dr. Robert K. Su [5] asimismo como he mencionado en artículos anteriores, el éxito clínico del Dr. Kwasniewski con su optimal diet [6] se debe a la simple aplicación de una nutrición correcta (alta en grasa, suficiente en proteína y baja en hidratos de carbono). Seignalet [7], un inmunólogo franćes señaló que la dieta actual incurre tande o temprano en el agotamiento del sistema inmune por la cantidad de alérgenos que contienen alimentos como los cereales y legumbres. Apoyaba una dieta crudívora basada en carne y pescado y limpia de cereales, legumbres y lácteos. Otro ilustre y reconocido doctor es Loren Cordain [8] , autor de "La paleodieta" y firme defensor de este modo de alimentación ancestral en armonía con nuestro metabolismo.

F. Nietszche
Al final de todo, parece todo un conjunto muy difícil de abarcar pero de gran importancia el intentarlo pues en ello nos va nuestra salud. La salud integral, tal como quiero presentarla quizás se asiente en grande en una nutrición tal como la que propongo y explico, muy baja en carbohidratos y exenta de cereales y legumbres, alta en grasa animal y productos animales con suficiente proteína. Al mismo tiempo, un estilo de vida saludable que incluye el deporte con preferencia de pequeños entrenamientos con pesos libres repartidos a lo largo de la semana y una actividad habitual del día a día que comprenda el andar renegando del sedentarismo patológico. Regresando a la mente: una vida social amplia en función de la personalidad de cada cual pero más importante, de calidad y una filosofía vitalista [9] a nivel personal, casi en la búsqueda del superhombre [10] que describió Nietszche [11] que conjuga la expresión de las capacidades de la persona con su aplicación en la vida para lograr la satisfacción allá por donde se guíe. La creación de una identidad propia fuerte y robusta, necesaria para la alta autoestima y la felicidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario