viernes, 1 de abril de 2011

El colesterol

Posiblemente sea el marcador de salud más seguido y más peligroso según las autoridades competentes sanitarias y por el cual más esfuerzos se hacen para reducirlo porque, como todos sabemos, tiende a subir por influencias dietéticas y de estilo de vida. Asimismo, muchos estudios usan el colesterol como marcador indirecto de si al incluir cierto cambio en la dieta o estilo de vida en alguien, éste va a ser positivo o negativo.

¿Qué es el colesterol? [1].
El colesterol es un esterol, una sustancia de naturaleza lipídica que se genera de forma natural en el hígado y se encuentra en la sangre y en muchos órganos y en todas las membranas celulares cuya función es la de estabilidad y dar rigidez a los fosfolípidos [2]. También es precursor de las hormonas sexuales, corticoides y la vitamina D.

Se ha considerado que altos niveles de colesterol pudiera ser aterogénico y pernicioso para el corazón, así como se considera que es un factor de suma importancia en la aparición de arteosclerosis. De esta suerte que, como la grasa saturada aumenta los niveles de colesterol, la asociación colesterol y grasa saturada constituyen un dúo muy peligroso. Nada de esto es real y la mayoría de los estudios lo comprueba pues con el colesterol, para teorizar su "maldad" se han empleado datos epidemiológicos como la hipótesis de los lípidos [3, 4, 5] pero no estudios experimentales y es ahí a dónde voy a ir yo.

[...] the Framingham study was organized by Harvard investigators and continues to this day. When investigators analyzed the relationship between saturated fat intake, serum cholesterol and heart attack risk, they were so disappointed that they never formally published the results. We know from multiple sources that they found no significant relationship between saturated fat intake and blood cholesterol or heart attack risk. [4]

El estudio de Framingham estaba organizado por Harvard y continua hasta nuestros días. Cuando los investigadores analizaron la relación entre la ingesta de grasa saturada, el colesterol plasmático y el riesgo de ataque al corazón, estuvieron muy decepcionados, tanto que ellos nunca publicaron los resultados. Nosotros sabemos de múltiples fuentes con las que no encontraron una relación significativa entre la grasa saturada y el colesterol en sangre o el riesgo de ataque al corazón.

A mucha gente con los niveles de colesterol altos se le recomiendan, además de seguir patrones dietéticos, que sigan una medicación con estatinas [5], drogas con el fin de reducir el colesterol. Sin embargo vemos que reduciendo el colesterol, en experimentos, no se produjo beneficio alguno respecto a la prevención de la enfermedad [6, 7, 8]. El colesterol parece no ser un marcador muy eficaz de la enfermedad cardíaca pues experimentalmente se obtienen correlaciones positivas, neutras e inversas.
The term French paradox refers to the observation that although the French eat similar amounts of high-fat foods, exercise less, and smoke more than Americans, they appear to have a markedly lower mortality rate from heart disease . Medical experts generally agree that a low-fat diet , exercise, and not smoking minimize the risk of heart attacks, which makes this paradox difficult to understand. Studies suggest that one of the reasons the French have a lower rate of heart disease may be their regular consumption of red wine [9].
La paradoja francesa se refiere a la observación de que aunque los franceses comen cantidades similares de comidas altas en grasa, hacen menos ejercicio y fuman más que los americanos. Los expertos generalmente están de acuerdo que una dieta baja en grasa, ejercicio y no fumar disminuyen el riesgo de ataques al corazón, lo cual lo hace una paradoja muy difícil de entender. Los estudios que por alguna razón los franceses tienen menos riesgo de sufrir ataques podría ser por el consumo de vino tinto.

Luego se ha comprobado como el vino tinto no tiene las propiedades que les atribuían y para nada disminuye el riesgo de sufrir accidentes cardiovasculares [10] Actúa sobre la misma vía que el tabaco [11]. De hecho, el vino rojo aumenta la capacidad antioxidante porque induce a la producción de ácido úrico y no directamente por sus compuestos [12].

La paradoja americana se trata de una mujer de edad con síndrome metabólico y alto riesgo de padecer arteriosclerosis y sin embargo el problema se solucionó con una dieta alta grasa saturada [13].

De igual modo no se puede culpar del colesterol pues no se encuentran relaciones fuertes ni convincentes entre sus niveles altos con lo niveles bajos [14], de hecho podría ser el colesterol alto una ayuda contra la enfermedad vía fortalecimiento del sistema inmune [15].

Con eso sobre la mesa es difícil sostener aun que la hipótesis de los lípidos de Ancel Keys tenga ya algún sentido. El Dr. Uffe Ravnskov [16] propone que es la homocisteína [17] un marcador mucho más preciso y válido para cumplir con el cometido de alertar sobre la enfermedad cardiaca así como él y otros autores abogan por marcadores de inflamación como la proteína C reactiva, etc.

7 comentarios:

  1. buenos dias,gracias por seguir explicandonos los entresijos de la nutricion evolutiva.
    para aprovechar el efecto hormetico tanto del vino como de la fruta para la produccion endogena del acido urico y del potente antioxidante urato como respuesta a la agresion de la fructosa como recomendaris tomarlo ?una pieza de fruta o vaso de vino en las comidas o de forma aislada?
    salu2

    ResponderEliminar
  2. Quizás lo preferible sería hacer tomas de cualquiera de estos alimentos y al gusto pero infrecuentemente, es decir, a modo de capricho simplemente.

    Pensemos en el paleolítico en el que se atenían para comer frutas a que fuera la estación; por otro lado, en las zonas tropicales era el pan de cada día aunque si es cierto que tenía menos fructosa por lo que, en mi opinión, tomas infrecuentes cuando gusten y apetezcan.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. entendido,de acuerdo a nuestros ancestros que disponian muy poco de fruta y encima no estaba manipulada geneticamente para obtener frutas mas dulces como en la actualidad y encima estacionales!! la tomaré junto con la comida principal y post entreno e IF 1 ó 2 veces a la semana.
    gracias de nuevo!!

    ResponderEliminar
  4. Con tantos estudios sobre el colesterol en el sentido que explicas en el post, no entiendo por qué los médicos le tienen tanto miedo. LLevo un año con una dieta antiinflamatoria, comiendo grasas saturadas, debería ir a hacerme una analítica, pero estoy segura que me habrá subido y no se como voy a convencer al médico de que me encuentro mejor que nunca.

    Muy buen blog.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. @Mercedes:

    El tema del colesterol, sin duda, constituye el mayor fraude de la historia. No me gusta hablar de "conspiraciones" porque suena a locura y a falta de pruebas para, valga la redundancia, probar la certeza de algo.

    En este caso, las medicinas con mayor rentabilidad están enfocadas en reducir el colesterol. Las estatinas, por ejemplo, solo han mostrado ser útiles en pacientes de alto riesgo y en prevención secundaria, es decir, en pacientes que ya han tenido un infarto. El beneficio de las estatinas se da por sus efectos pleiotrópicos, los cuales no están relacionados al nivel de colesterol, sino a la reducción de la agregación plaquetaria, inflamación, entre otras. Algunos autores las han propuesto como "aspirinas caras".

    Las estatinas si son beneficiosas, pero para las farmacéuticas. La nueva moda ahora son los inhibidores de CETP, específicamente, anacetrapib. Es increíble que después de lo observado en los trials con el torcetrapib y el último con anacetrapib se esté estudiando a gran escala.

    ResponderEliminar
  6. Supongo que parte del problema es que las farmacéuticas han comprendido hace tiempo que el dinero se hace generando nuevos conceptos de enfermedad y creando enfermos susceptibles de tomar sus fármacos, y no investigando para crear nuevos fármacos que, normalmente van a ser minoritarios. El mayor triunfo de una empresa farmacéutica es que una condición hasta el momento considerada fisiológica pase a ser patológica. Y aquí en el tema de la enfermedad cardiovascular han encontrado un filón; a fin de cuentas... qué anciano no toma una estatina, un antihipertensivo y un omeprazol por lo menos?

    Aprovecho para presentarme. Soy estudiante de medicina y he entrado en el mundo de la nutrición paleo hace un tiempo.

    ResponderEliminar
  7. os paso un link sobre el pan!!

    http://www.levante-emv.com/comunitat-valenciana/2011/03/25/adelgazar-cuesta/793182.html

    ResponderEliminar